Pedro Jota

Llevo unas semanas algo callado y no, a mí no me callan. Me he callado yo por temas laborales y personales. Eso sí, durante este tiempo no he dejado de pensar en posibles entradas para dar algo de vida a este blog. Al final, me he animado a escribir sobre el exdirector de El Mundo, Pedro Jota Ramírez (y sí, cargo y nombre van separados con coma porque no hay más exdirector que él). Desde su cese, la red ha sido un hervidero de opiniones y curiosas teorías. Plumillas rencorosos, sesudos analistas, opinantes ignorantes, redactores huérfanos, excompañeros, adalides de la regeneración, personajes públicos y personajillos… Todos han creído escribir el artículo y/o el tuit definitivo sobre él, pero hay un pequeño problema: el veterano periodista riojano no está dispuesto a leer su necrológica. La tinta corre por sus venas y, aunque no lo conozco en persona, intuyo que después de tantos años dirigiendo periódicos no marcar la agenda debe de ser duro para él.

Seguro que echa de menos el cosquilleo de tener una exclusiva de esas que hacen tambalearse los cimientos del Estado o el pitido de oídos, retuiteos y menciones que acompañaba cada nueva portada (vía Orbyt, claro). Quizá Rajoy lea el Marca (a.k.a el negociazo de Castellanos que hundió Unidad Editorial), pero su corte de asesores ha debido de cagarse en Pedro Jota y en toda su familia más de una vez. Igual que el señor X, el jefe de la Casa del Rey, los politicuchos corruptos de uno u otro (u otro) color y los sindicalistas de mano larga.

El Mundo que hemos conocido se ha caracterizado siempre por dar palos a diestro y siniestro y muchos solo piden que siga siendo así. Yo pediría que siga siendo así pero que evite caer en sensacionalismos y que no publique informaciones cogidas con pinzas, como ha ocurrido a veces. Pedro Jota se siente ungido para incomodar al establishment y, gracias a su valentía, nuestra democracia está algo menos podrida. Lo dramático es que, a veces, ha hecho suyo aquello de que la realidad no debe estropear un buen titular y se ha cobrado piezas más inocentes que Bambi (el de Disney).

No os quepa la menor duda de que volverá. No sé qué ha pasado con la cláusula que no le permitía lanzar un nuevo medio en dos años, pero, si ha quedado anulada, pronto asistiremos al nacimiento de un nuevo digital impulsado por él. Si no ha quedado anulada, escribirá sobre la aventura de la historia y las intrigas de la Revolución Francesa mientras prepara el lanzamiento de un nuevo digital.

Hasta entonces, yo me quedo con la imagen de un tipo con tirantes, combativo y muy culto, de un gestor que no fue tal, de un tuitero empedernido con humor y con un gran ego…

PD. Os dejo el genial rap de Pedro Jota del Grupo Risa:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s